¿Es ya el momento de comprarse un coche eléctrico?

Dicen que un coche de más de 20 años contamina como 36 coches nuevos (en partículas en suspensión)  y las grandes ciudades como Barcelona o Madrid han declarado la guerra a la contaminación.

La DGT ya ha distribuido millones de adhesivos con la categorización de impacto ambiental de cada coche y los ayuntamientos de ciudades grandes van a prohibir la circulación de los coches más antiguos en menos de 2 años. Inicialmente será sólo los día laborables o en hora punta, pero poco a poco, el tráfico en las ciudades quedará relegado sólo a coches ecológicos.

Comprar coches eléctricos enchufables

Pero una cosa es lo que se dice en las tribunas y púlpitos políticos, y otra, lo que podrá hacerse en realidad. No se puede eliminar de golpe más del 90% de los vehículos, nuestros servicios de transporte público no están preparados, hace falta años de inversión para poner primero los medios y posteriormente prohibir los coches no ecológicos.

Aunque en 2016 la venta de coches eléctricos subió un 46%, en España apenas llegan al 0,4% mientras que en Noruega es del 17%  ¿y cómo han conseguido esto? primero con concienciación de la población y luego con un mix de ventajas a los coche eléctricos y penalizaciones a los convencionales.

Por ejemplo, en Noruega no pagan IVA (25%) ni impuesto de transmisiones, en España no pagan impuesto de matriculación y las ayudas que hay para la compra de coches eléctricos (en caso en que se renueve el plan Movea-2) son de cuantías mucho menores.

En Noruega pueden circular por el carril bus, en España pueden utilizar gratis las zonas verdes y azules de muchos municipios y en otras, como Barcelona, aparcar en puntos exclusivos para carga de vehículos.

También tienen otras ventajas como:

  • La utilización de carril bus-vao

  • Peajes gratuitos en muchas autopistas

  • Ninguna limitación al tráfico en días de mucha contaminación

  • Cero impuesto de matriculación

  • Rebajas de 75% en el impuesto de circulación (como en Madrid y Barcelona)


Pero además se irán imponiendo nuevas tasas a los vehículos más contaminantes, como la planteada en Barcelona para 2018, el peaje por circular por el centro de Londres o muchas otras que irán saliendo desde otros ayuntamientos, comunidades autónomas o gobierno central.

Está claro que todas estas medidas se irán imponiendo en un plazo de entre 2 y 7 años, al principio de forma muy suave pero cada vez con medidas más duras. Si nos compramos un coche en este 2017 quizás no tengamos muchos problemas o el ahorro que puedan tener todas estas medidas no sea muy significativo, pero lo que está claro es que en unos años vender a buen precio un coche de segunda mano que no sea eléctrico o híbrido  no será tarea fácil. Habrá una clara depreciación.




¿Y por qué no comprar un coche eléctrico ya?

Según muchos expertos, los problemas que aún tienen no compensan las desventajas, que son principalmente dos:

  • Precios aún muy elevados

  • Tecnología aún incipiente


Pese a las ayudas del plan MOVEA-2 que el gobierno promete retomar después del verano, los importes aún no compensan el precio excesivo de los coches enchufables, todas las marcas están trabajando en nuevos modelos con estas características, pero no será hasta los próximos 5 años no veremos realmente una amplia variedad de modelos, no habrá una competencia amplia y la tecnología no habrá disminuido su precio para equipararse con los coches de gasolina.

Es justo este punto el que genera más reticencias entre los compradores, la tecnología de las baterías eléctricas está aún un poco verde, su autonomía es baja, va desde los 200-300 km de los modelos más habituales, hasta los 500-600 km de los Tesla que no se comercializan en España.

Además el tiempo de carga sigue siendo elevado, no es como llegar a una gasolinera y repostar. Por no hablar de los puntos de carga, pese a las ayudas estatales y el crecimiento que están teniendo, siguen habiendo pocos y sólo en ciudades.

Conclusión de SolocochesenStock.com: si el uso va a ser claramente urbano, no se pretende hacer viajes de largo recorrido y se tiene punto de carga en casa o muy a mano, aún no ha llegado el momento de comprarse un coche eléctrico. O como mínimo para que sea su único coche, cada conductor es único y en muchos casos las ventajas pueden estar por encima de los inconvenientes.

Esperemos que todo evolucione más rápido de lo que pensamos y en breve nos parezcamos más a Noruega, respecto al parque de coches eléctricos.
por soloco

Síguenos en
Categoría: Actualidad